Notxor tiene un blog

Defenestrando la vida

Nueva máquina

2022-02-24

Llevo ya una docena de días, más o menos, como niño con zapatos nuevos friki con ordenador nuevo. Me compré un Slimbook «essential» de 15" con Ryzen 5 y RAM para abastecer al vecino. No sólo he multiplicado velocidad de proceso al cambiar una máquina que tenía 12 años, también he multiplicado por cuatro la memoria. Pero os cuento todo el proceso.

Captura_20220224_084039.png

La compra

Con mucha pena me despido del viejuno, que ha dado lo mejor de sí mismo. El problema fundamental del pobre, era la pantalla, algo que es fundamental en un portátil, sobre todo si no encuentras pantallas para él. Yo ya estaba acostumbrado a su lentitud y a ser rácano con los recursos, sus 4Gb de RAM tenían que bastar para todo y se quedaban escasos en algunas tareas (como la edición de vídeo o sonido, o trabajar con Blender). El caso es que había que cambiarlo y estuve estudiando varias alternativas. Al final me decidí por la que me pareció era la mejor relación calidad-precio. Un portátil de 15" con procesador AMD Ryzen 5 con 16Gb de RAM y 500Gb de disco duro, con gastos de transporte incluidos ha salido por 765€. La misma configuración en el modelo PRO X, –además de estar agotado–, se ponía en más de 1.200€. La estética y la ligereza del PRO son algo mejores, pero el essential tampoco es feo y sale por poco más de la mitad de precio. En cuanto a la ligereza, 100 gramos arriba o abajo no merecen ese pastizal y como lo transporto en mochila, tampoco es muy significativo ese incremento.

La compra por la red siempre es delicada y hay cosas mejorables. La interfaz de Slimbook es clara, pero el procedimiento algo confuso. Sobre todo en el caso que falle algo, como me ocurrió a mí.

Para empezar, tienes que registrarte sí o sí, con datos personales completos. Algo que podría ser opcional, pero al facturarte necesitan un montón de datos: DNI, domicilio, teléfono, etc. Además esa inscripción te da acceso a un foro de clientes.

La confusión vino cuando al realizar la configuración del equipo y hacer la compra falló el método de pago elegido. El proceso de compra se detuvo y volvió a la casilla de salida. No me di cuenta, pero todo el proceso se grabó y aparecía en la lista de compras del usuario. Pero como digo, al salirse y quedarse en la página inicial, yo volví a hacerlo todo de nuevo… volvió a fallar el método de pago, no sé si por problemas con la web de mi banco o por algún fallo en la página de Slimbook, el caso es que volví a la casilla de salida de nuevo. En el tercer intento, decidí pagar haciendo transferencia, cogí los datos y la hice (eso retrasa uno o dos días todo el proceso hasta que la casa tiene constancia del ingreso). Cuando entré en mi cuenta de usuario me di cuenta que todos los intentos estaban registrados. No hay opción de borrarlos… por tanto hay dos compras pendientes de pago en mi cuenta.

El resto fue unos días de espera: un par de ellos para que apareciera el pedido como pagado tras haber hecho la trasferencia, uno para que confirmaran el pedido, 4 ó 5 mientras lo ensamblaban, otro par mientras lo probaban y otros 4 ó 5 de transporte.

Desempaquetado

El paquete de envío está bastante bien pensado, el ordenador llega, perfectamente protegido: Una caja, dentro de una caja.

IMG_20220214_171651.jpg

Y en la caja más interna, el ordenador:

IMG_20220214_171710.jpg

El contenido de la misma es el esperado. Venía el ordenador y el cable de toma de corriente. Además de la factura, un minimanual de instrucciones con las características del ordenador. Un CD o DVD con los drivers y algunas utilidades (el ordenado no lleva lector) y una gamuza de las que no desprenden pelusa para limpieza.

Ya está, eso es todo, porque eso fue lo que pedí.

IMG_20220214_171854.jpg

Antes de encenderlo, ya me pareció bonito:

IMG_20220214_172149.jpg

Configuración

Lo pedí sin sistema operativo. Mi intención era ponerle una OpenSuse Tumbleweed cuando llegara. La sorpresa es que venía, a pesar de todo con una Ubuntu instalada. El primer paso fue descargar una imagen de Tumbleweed para instalación por red y fabricar un USB que arrancara el ordenador e iniciara el proceso. Bien, encontronazo al hacerle arrancar desde USB desde grub, algo que no había hecho nunca y que os dejo por aquí, por si algún día lo necesitamos. Pulsando <Supr> accedía a un menú gráfico de grub bastante críptico y lioso. No conseguí hacerlo arrancar desde USB, ya sabéis que soy muy torpe. Tuve que tirar al final, de la línea de comandos: mucho más sencillo.

Obviaré el paso de encender el ordenador y pulsar <ESC> para entrar en el prompt de grub. Entiendo que a estas alturas todo el mundo sabe dónde encontrar ese sistema.

  1. Encontrar las unidades desde las que puedes arrancar:

    grub> ls
    
    (proc) (hd0) (hd0,gpt2) (hd0,gpt1) (cd0) (cd0,msdos2) (cd0,msdos1)
    

    Con ese comando, como se ve en el ejemplo, aparece una lista de unidades y yo buscaba una que tuviera una partición MS-DOS(FAT). En la lista me apareció una que decía (cd0,msdos1). Supongo que dependerá de en qué conector lo hayas enchufado y que variará de un equipo a otro, ya digo que es la primera vez que lo hacía y seguía unas instrucciones en inglés que no coincidían exactamente con el listado de mi grub.

  2. Establecer la raíz. Una vez identificado el USB lo estableces como raíz del sistema:

    grub> set root=(cd0,msdos1)
    
  3. Localizar el arranque. Entre todos los archivos que tenga el USB hay que localizar el que arranca el ordenador. El bootloader es un fichero .efi y suele estar por algún directorio llamado boot. El de Tumbleweed lo encontré en /EFI/BOOT/grubx64.efi:

    grub> chainloader /EFI/BOOT/grubx64.efi
    

    Es posible, que en vuestro pendrive sea distinto.

  4. Arrancar el sistema. Si ya está todo, lo que necesitamos es arrancar el sistema:

    grub> boot
    

El resto es seguir las instrucciones de instalación del sistema operativo.

Entorno de trabajo

Llevo tantos años economizando recursos que ahora, teniendo máquina de sobra, me he puesto un entorno Plasma completo, sólo por darme el gusto. No he abandonado awesomewm, que también lo he instalado, ni i3, ni openbox. Los he instalado y configurado también. Como también he instalado y configurado rofi, mi menú de lanzamiento de aplicaciones y programas, asignándole teclas para llamarlo desde Plasma. ¿Me he pasado a Plasma, entonces? En realidad: no.

Siempre he tenido instalado Plasma(KDE), lo que ocurre es que tampoco podía darme muchas alegrías con la máquina que tenía y estaba obligado, por necesidad, a utilizar sistemas gráficos más comedidos con los recursos. Ahora voy sobrado de máquina y me estoy dando un atracón de pijadas gráficas. Conociéndome, me durará un mes o dos y volveré a awesome o a i3, pero no será por falta de recursos. Incluso durante ese periodo volveré a ellos cuando necesite hacer algo con Blender o con Kdenlive.

Para moverme de un entorno a otro con facilidad tengo las teclas más habituales configuradas igual en todos: para abrir Emacs, para abrir una consola, para llamar a rofi y lanzar alguna aplicación, para cambiar de escritorio, etc.

Captura_recursos-sistema.png

Conclusión

De momento, estoy satisfecho con la compra. He hecho algunas pruebas como sobrecargar de polígonos alguna figura en Blender para ver hasta dónde llegaba o meterle al raytracer hecho con erlang procesos hasta aburrir. Comprobando que, efectivamente, puedo seguir consumiendo toda la memoria del sistema, pero que el techo alcanzado está muy por encima de lo esperado y las cifras marean (a un cerebro acostumbrado a pensar en términos mucho más escuetos). De hecho, con el raytracer he llegado a lanzar un proceso por pixel y no he llegado a saturar la memoria porque acababan los primeros mucho antes de necesitar espacio para cargar los siguientes. Aún así, un render que tardaba varios minutos, lo ha realizado en segundos sin despeinarse.

¿Resumen? Más feliz que una perdiz. Veremos lo que dura, porque sabemos que todo es transitorio, sin embargo, no podré negar que la primera impresión ha sido muy buena. Espero que me dure otros 12 años como su antecesor. Quizá haya que hacerle en el futuro alguna ampliación, cambiarle el disco o algo similar. De momento me permite llevarlo a todas partes sin hacerse pesado y tiene un rendimiento muy bueno, sin ser una máquina de gama top o ultra.

Categoría: slimbook opensuse tumbleweed grub

Comentarios

Debido a algunos ataques mailintencionados a través de la herramienta de comentarios, he decidido no proporcionar dicha opción en el Blog. Si alguien quiere comentar algo, me puede encontrar en Mastodon y en Diaspora con el nick de Notxor.

También se ha abierto un grupo en Telegram, para usuarios de esa red.

Disculpen las molestias.