Notxor tiene un blog

Defenestrando la vida


Sin saber qué hacer

Llevo muchos días sin escribir en el blog nada de nada. Me he puesto a escribir más por la necesidad de escribir, por no abandonar este proyecto que por tener claro un tema o un objetivo para esta entrada. Sólo necesitaba el ponerme a junta palabras de nuevo, a ver si mis neuronas vuelven a su ser.

He pasado estas semanas preparándome para aprobar el curso de «juasker»... y oye, el esfuerzo ha dado sus frutos y he aprobado. Ahora hay una empresa en EEUU que dice que soy un «juasker» y además ético (y tó y tó), y lo certifica para que otras empresas sepan que tengo algunos conocimientos, no sé muy bien si avanzados o rarunos, de informática. A partir de este momento en mi currículo pondré eso de informática nivel usuario que nunca se sabe.

El caso es que me puesto a pensar en todo lo que significa esto que he conseguido y me encuentro algunos puntos que tiran de mis carnes como si fueran los de la apendicitis.

Ética

Sí, bueno el curso lo nombra en su título Certified Ethical Hacker, lo que quiere decir que estoy certificado como hacker ético. De hecho en el examen (tipo test) las preguntas del apartado «ético» las acerté todas sin fallar una. Claro que siendo sólo dos si hubiera fallado una hubiera fallado el 50% del apartado.

Sin embargo, no sé si el concepto que tiene esa empresa estadounidense sobre la ética es lo mismo que entiendo yo. En realidad sí lo sé: No. Lo que yo entiendo por ética no es lo mismo que se entendía en ese curso. Lo que te enseñan en el curso sobre ética es básicamente: /«No ataques ningún sistema si no tienes un contrato firmado antes con el propietario de ese sistema»/.

Eso no es la ética como yo la entiendo. Quizá soy demasiado cándido, pero para mí la ética está referida a comportamientos personales y principios morales y no se reduce a contratos mercantiles. Lo más importante no es qué poner en un contrato: lo más importante es qué soy yo y cuáles son mis principios.

Certificaciones

Un tema que creo más cercano a especulación pura que a algo de valor. Todo alrededor del examen de certificación es dinero. Si te presentas por libre te piden 1.100$ ... no tengo presente a cómo está el cambio en estos momentos, pero voy a redondearlo a 1.000€. Después de pagar ese dineral, además, si quieres que te envíen el certificado en papel a casa, son 75$ más. Es válido por tres años, por lo que si quieres mantener la certificación tienes que volver a pasar por caja. Y así una detrás de otra: el negocio está muy bien montado, todo son beneficios. Esto no es como ir a una escuela o facultad a estudiar, no gastan en profesores ni en instalaciones. Lo más que hacen es producir un montón de documentación tan protegida por DRM que muchas veces ni los interesados pueden leer y unas máquinas virtuales para hacer los ejercicios... y ya está. Mínima inversión, máximos beneficios. Sobre todo, cuando te das cuenta de que muchos de los conceptos ya los tenías o, por lo menos, te sonaban. Tampoco tienes que registrar un título, porque lo que haces no es dar una titulación, sino certificar que alguien tiene unos conocimientos mínimos sobre algún tema.

Creo que todo al final se resume a lo mismo: dinero.

Y esto ¿para qué?

La verdad es que pedí el curso mirando sólo el título entre la lista de cursos gratuitos que proporciona el INAEM1. Eché la preinscripción donde me hicieron un examen previo, entregué un currículo con mis experiencias con las tecnologías informáticas, me preguntaban mi nivel de inglés --algo que es fundamental, porque toda la documentación está en inglés y el examen es en inglés--. La empresa no se ha molestado en traducirlo a ningún otro idioma: minimizar gastos, maximizar beneficios.

Al comenzar el curso presencial me enteré de los precios y que son los contribuyentes los que corren con los gastos. En este caso los fondos vienen de Europa y me sabía mal gastar ese pastizal sin aprobar. Supongo que son mis propias consideraciones éticas porque soy consciente que el dinero que se han gastado en ese curso viene de mis impuestos, pero también de los impuestos de otros. Yo no tengo inconveniente en derrochar mi dinero, pero me sabe muy mal derrochar el de los demás.

Sin embargo, una vez comenzado el curso ya no podía arrepentirme y cederle la plaza a alguien que lo aprovechara profesionalmente más que yo. Alguien que se dedique a la seguridad informática o temas similares. Además, los contenidos me gustan una barbaridad, así que tiré para adelante sin mirar a los lados, aún sin tener claro para qué puedo utilizar esa certificación yo --aparte de que otra gente tenga la certeza de los conocimientos que poseo, aún siendo psicólogo--.

Resumen

Supongo que la forma más directa de resumir todo esto es contestar a la pregunta ¿Merece la pena hacer el curso?... y me encuentro con un dilema ético. Por un lado sí, porque me lo he pasado como un enano en las prácticas. Pero por otro no es más que sostener un chiringuito pseudo formativo cuyo objetivo claro no es nada más que hacer caja por todo y además en $ y no en €.

Al final, sigo sin saber qué hacer con la certificación, pero oye: la tengo.

Footnotes:

1

Instituto Aragonés de Empleo


Comentarios