Notxor tiene un blog

Defenestrando la vida


Calcular la hora por la posición de las estrellas.

Hoy voy a salirme de lo que son los temas habituales que suelo tratar. El caso es que estos días hablando con alguien de los múltiples chats en los que entro, me comentaban con incredulidad la costumbre de algunos autores de novelas de fantasía de poner algún personaje capaz de decir la hora por la posición de las estrellas. Más o menos, según mi interlocutor, hay que tener un doctorado en astronomía para hacerlo y sin embargo a mí me parece relativamente sencillo. Le expliqué cómo se hace y la explicación no me quedó demasiado clara. Por ello, lo retomo aquí y he considerado el hacer también unos dibujos para que sean más claras las explicaciones.

Ya sé que es la Tierra la que gira y la hora dependerá de ese giro. Pero permitidme la licencia si en alguna de las explicaciones hablo del giro de las estrellas.

Localizar la Estrella Polar

Polaris tiene la particularidad de estar alineada, aproximadamente, con el eje de rotación de la Tierra, sobre el extremo que hemos venido en llamar Norte. Por eso, parece mantenerse estática sobre el norte mientras todas las demás giran alrededor de ella. Puesto que está siempre aproximadamente sobre la misma posición, vamos a considerarla como el centro de nuestro reloj. Pero primero tenemos que localizarla y no hay nada más fácil. Todo el mundo conoce las dos constelaciones que necesitamos: La Osa Mayor (o el carro) y la Osa Menor. La Estrella Polar es la del extremo de la Osa Menor y como esta constelación tiene estrellas menos luminosas, a veces se nos puede desdibujar un poco. En esas ocasiones podemos aprovechar que la Osa Mayor posee estrellas más luminosas y utilizarla de guía.

estrella-polar.png

En el gráfico podemos apreciar que si alargamos cinco veces el segmento del extremo de la Osa Mayor, nos topamos con la estrella polar. Además como necesitaremos también una aguja, marcador o dial para nuestro reloj, ya tenemos uno.

Nuestra esfera del reloj

Ya tenemos un centro y una aguja que nos marca. Efectivamente el resto del cielo ejercerá de esfera del reloj, pero para que marque debemos establecer las marcas dividiendo toda la circunferencia en 24 partes porque son las horas en las que se divide el día.

Quedaría algo así:

esfera-reloj.png

Nuestro reloj adelanta

En un mundo perfecto, cuando nuestro dial marque las 12 (o las 0) deberían ser las 12 de la noche, como se aprecia en la figura.

hora-0.png

Tenemos un problema: En realidad, a cada día de 24 horas le faltan cuatro minutos; es decir la Tierra da una vuelta completa cada 23 horas y 56 minutos. El que lo haga con precisión es lo nos permite calcular que cada 15 días adelanta una hora y dos horas cada mes. Esto es muy importante para nuestros cálculos.

De hecho, la fecha en la que coincide que nuestro reloj marca las doce de la noche y efectivamente son las doce de la noche es el 6 de marzo. Esa noche la hora solar serán las doce cuando nuestro reloj astronómico también lo marca; quince días después nuestro reloj astronómico marcará las doce cuando el reloj solar estará en las once.

Hay que poner hincapié en la hora solar porque luego hay que ajustarla a la hora legal, según los horarios de invierno y de verano.

Los cálculos

Como hemos dicho cada día nuestro reloj se adelanta cuatro minutos. Para ser exactos deberíamos calcular la cantidad de días que han pasado desde el 6 de marzo, multiplicarlo por cuatro y restar todos esos minutos de la hora que marque nuestro reloj astronómico. También podemos simplificar y contar dos horas por cada mes. Voy a poner un par de ejemplos de cómo hacerlo.

Ejemplo 1

Hoy es 21 de noviembre y cuando miramos al cielo nuestro reloj astronómico marca así:

ejemplo-1.png

Es decir, nos marca las 12 del mediodía (algo imposible si estamos viendo las estrellas). Desde el 6 de marzo han pasado 8 meses y 15 días. Los cálculos serían:

 8 meses × 2 h/mes   = 16 horas
15 días  × 4 min/día = 60 min = 1 hora

Si sumamos nuestro adelanto, nos dan 17 horas que tendremos que retrasar el reloj, luego (12-17 = -5) ... ¿-5?, ¿qué hora es esa? Esto sucede porque ha dado una vuelta completa. Cuando nuestros cálculos arrojan resultados negativos tenemos que complementar a 24, luego (12-17+24 = 19). Esto quiere decir que serán las 19, hora solar o las 7 de la tarde. Es decir, que como en España hay que sumar una hora en horario de invierno, nuestro reloj de pulsera marcará las 8 de la tarde (y recordar que en horario de verano hay que sumar 2).

Ejemplo 2

Otro ejemplo para que queden claros los conceptos. Vamos a suponer que estamos 12 de agosto y vemos el siguiente reloj astronómico:

ejemplo-2.png

Los cálculos para ese día serán:

5 meses × 2 h/mes   = 10 horas
6 días  × 4 min/día = 24 min

El reloj astronómico marca aproximadamente las 15 horas, luego la hora solar será (15-10 = 5h - 24min = 4h 36min). Es decir serán aproximadamente las cuatro y media de la mañana hora solar, a la que tendremos que sumar dos horas más por el horario de verano... es decir serán las seis y media, aproximadamente, en el reloj de pulsera.

Conclusión

Los cálculos, como se ve no son difíciles de hacer y con un poco de práctica se convierten en casi automáticos. Tan sólo hay que recordar algunas cosas como que la fecha clave es el 6 de marzo (en el meridiano 0 o de Greenwich), hay que corregir 1 minuto por cada grado, sumándolo si se está al oeste y restándolo si se está al este.


Comentarios